Paulo Soleto

El encargado de todo fue el psicólogo Winthrop Niles Kellogg, él, en junio de 1931, comenzó un experimento en el que involucró a su esposa Luella y a su hijo de tan sólo 10 meses de edad, Donald Kellogg.

¿En qué consistía el experimento?

El psicólogo quería saber si era verdad que los primates y los humanos eran muy parecidos, y para averiguarlo tuvo la idea de llevar acabo un experimento en el que decidió observar esto a detalle con la cría de un chimpancé y su propio hijo y para descubrir si los instintos naturales de los chimpancés eran más dominantes o recesivos según al lugar donde son criados pensó en convivir de cerca con Gua, una chimpancé de siete meses que llegó a la casa de los Kellogg para poder analizar su comportamiento mientras convivía con su hijo Donald de 10 meses.

TE PUEDE INTERESAR: Video: El espeluznante momento en el que un cocodrilo ataca a un dron en Australia

Todos los registros de este experimento se encuentran en su escrito "El niño y el mono", Gua y Donald fueron tratados y vestidos de la misma manera y se les enseñó lo mismo para ver las habilidades que ambos podrían adquirir teniendo pocos meses de vida, con el paso del tiempo, Donald vio a Gua como si fuera su hermana, algunos aspectos de su enseñanza incluían comer con cuchara y se les sometía a pequeñas dosis de dolor para saber cómo reaccionaban.

El experimento duró sólo nueve meses, de los 5 años que se había planeado inicialmente, en este tiempo, a ambos se les medía su cuerpo, fuerza, locomoción, reflejos, memoria, vocalización y hasta la presión arterial, durante el tiempo que duró el experimento, el psicólogo se dio cuenta que la chimpancé podía completar diferentes tareas y seguir órdenes mejor que su hijo, comía con cubiertos y había aprendido a ir al baño sola, daba besos, pedía perdón, revelando así que había aprendido habilidades humanas, mientras que su hijo, Donald, empezaba a comportarse como un primate y aprendió a la comunicarse como la chimpancé Gua, gruñía, mordía y hasta jadeaba para pedir algo. Además, los niños de su edad podían pronunciar 50 palabras, mientras que él sólo tres.

TE PUEDE INTERESAR: Tortuga con dos cabezas se vuelve viral tras sorprender en Tik Tok

¿Qué pasó después del experimento?

El psicólogo al ver lo que la convivencia con la chimpancé había provocado en su hijo decidió poner fin al experimento, Gua fue devuelta al Orange Park, lugar en el que vivían su madre y otros de su especie en cautiverio, pero el animal no se adaptó y murió un año después.

Donald Kellogg, hijo del psicólogo, creció y se desarrolló conforme a un humano, realizó estudios en psiquiatría, pero se suicidó en 1973 a los 43 años, hasta la fecha se desconoce la razón por la que tomó esta decisión.


Comentarios