La producción tradicional en los Yungas se reduce y aumenta la producción de coca, este cambio de uso de suelo genera un efecto en cadena que afecta al ecosistema del que forman parte las abejas que se quedan sin hogar. 

Un grupo de rescate se preocupa de estos pequeños seres y los rescata para reubicarlos en el Ecoparque Las Orquídeas en los Yungas de La Paz, en este lugar se alberga a catorce especies nativas de abejas.

Cuando se talan árboles o se chaquean terrenos Erick Paredes y su esposa Cinthia entran en acción, esta pareja llega a estos lugares a rescatar a las abejas que forman parte de la cadena de producción alimenticia en los Yungas.

Se consideran de gran importancia ya que por su tamaño y su morfología ellos tienen la capacidad de polinizar a mayores especies”, cuenta Carlos.
Por su parte Cinthia relata: “Sacan toda la miel y lo dejan botada toda la colonia (panal), nosotros las recolectamos, las ponemos en una caja y les damos una nueva oportunidad de vida”.

Esta pareja ha logrado que catorce especies diferentes de abejas nativas que han vuelto a instalar sus colmenas. Estas abejas polinizan flores de cítricos, café, cacao y otras que son tradicionales del lugar.

Las hemos rescatado en un 90% de las zonas de chaqueos, de extracción de madera”, añade Carlos.

Al visitar este lugar uno puede disfrutar hasta cuatro variedades de miel y sus derivados, uno de ellos con amplias propiedades medicinales.

El objetivo de los rescatadores de abejas es que otros sigan su ejemplo y en las regiones donde también se produce deforestación se salve a estos pequeños insectos tan importantes para el ecosistema.

Conoce más de esta iniciativa en este reportaje especial:

Tags

Comentarios