Don Ciprian Mostacedo, de 71 años, es una de las 34 víctimas fatales que dejó el embarrancamiento de un bus en la zona de Chataquila, en la capital del país.

Con lágrimas de impotencia, sus hijos lloran su partida y afirman que don Ciprian viajaba hasta Sucre para poder cobrar un bono, pero esta vez retornó sin vida.

“Mi papá llegaba hasta donde sea, y tenía que llegar hasta allá (hasta Sucre), y por el hecho de no tener un buen camino ha pasado esto, sabemos que la gente sufre, por tanto, yo pido a los superiores que vean esta situación que tenemos (por las carreteras)”, indicó unos de sus hijos.

El cuerpo de don Ciprian fue trasladado nuevamente hasta Potolo, lugar donde él vivía junto a sus tres hijos, quienes ahora le dan el último adiós y en compañía de otros familiares y amigos.


El bus se dirigía desde la comunidad de Potolo a Sucre, donde la mañana del lunes terminó embarrancado cerca de 150 metros a la altura de Chataquila, las primeras investigaciones señalan que el accidente se produjo por una mala maniobra del conductor, según informó el coronel Juan Luis Cuevas, subcomandante de la Policía.

Desde Sucre confirmaron el fallecimiento de 34 personas y 10 que han resultados heridas quienes fueron trasladados a diferentes centros médicos en Sucre. Se conoce que entre los heridos habría dos que se encuentran en estado crítico.

Comentarios