Una joven de 22 años, llamada Tessa Hansen-Smith, vive con una incurable y rara alergia que ha convertido en un calvario diario: fue diagnosticada con urticaria acuagénica, más conocida como alergia al agua.

La enfermedad salió a la luz cuando tenía 8 años y se duchaba. En esa ocasión le salieron erupciones por todo su cuerpo, por lo que sus padres decidieron hacerle seguimiento médico.

Se trata de una rara afección incurable que le puede provocar fiebre, migraña y erupciones severas en su piel.

En Instagram, contó que los doctores le aconsejaban dejar de usar ciertos jabones o shampos, sin embargo, el problema persistía. A los expertos les tomó dos años de investigación descubrir que padecía urticaria acuagénica.`

Tener urticaria acuagénica puede ser un juego mental a veces. Es difícil tomar tantas tabletas todos los días sabiendo que en realidad nunca se detendrá”, señala

En su cuenta de Instagram, con más de 85 mil seguidores, comparte varios aspectos acerca de cómo es su vida con su condición. Algunos de los títulos de sus videos son ‘cómo vivo mi período siendo alérgica a él’ o ‘edición de alergia al agua de ducha’.


Tessa es alérgica a sus propias secreciones como lágrimas, saliva y hasta el sudor además solo puede ducharse dos veces al mes.

"Soy muy propensa al agotamiento por calor y tengo que evitar la actividad física. Incluso tengo que ser transportada por mi campus en la universidad porque, de lo contrario, llego a clase con fiebre, migraña y erupciones, lo que hace que sea muy difícil concentrarme", explicó esta joven californiana l diario ABC.

Beber agua también es un suplicio, pues le genera cortes en su lengua. Así las cosas, y para tratar de mejorar su calidad de vida, Tessa toma nueve pastillas al día.

Comentarios