Final feliz en la historia del pequeño Wílder, el niño lustrabotas que trabaja para cuidar de sus dos padres enfermos. La Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) lo designó como uno de sus miembros honorarios destacando su gran corazón.

La historia de este pequeño conmovió a muchas personas que enviaron ayuda a esta familia tras conocer su historia. El Colegio Departamental de Médicos de La Paz se comprometió a darle atención a la mamá del pequeño que sufre de quistes en los ovarios.

Tras su recuperación a la madre de Wílder le espera un trabajo en la Cámara de Diputados, el puesto fue garantizado por el presidente saliente de esta instancia legislativa, Sergio Choque. "Lo importante es que tenga un puesto fijo y un seguro de salud", señaló.

Hasta el puesto donde Wílder trabaja lustrando zapatos llegaron varias personas para regalarles ropa, víveres y juguetes. Entre las donaciones incluso recibió un refrigerador.

Pero el mayor de los regalos llegó de la Policía que lo hizo un miembro honorario: "agradezco mucho este honor", dijo conteniendo las lágrimas al recibir el certificado durante el programa La Revista de Unitel.

Este pequeño, cuya historia se hizo viral la semana pasada, le puso rostro a la historia de los niños trabajadores que impulsados por el amor a su familia salen a trabajar a pesar de su corta edad.

Mira un reporte especial en la parte superior.



Comentarios