Brian "Red" Hamilton, el asistente de gerente de un equipo de hockey en Canadá, le debe su vida a la bondad de una extraña.

Hamilton, que trabaja en los Vancouver Canucks, estaba en Seattle en Estados Unidos acompañando a su equipo en un juego de visitante cuando notó que una fanática golpeaba el vidrio para llamar su atención.

Era una ocurrencia común, y con casi dos décadas en este deporte pudo ignorar a la mujer.

Pero ella fue persistente, y mientras Hamilton barajaba los suministros y abandonaba el banco de suplentes, vio el teléfono de la mujer con un mensaje escrito en letra grande y colorida:  "El lunar en la parte posterior de tu cuello es cáncer".

Resulta que ella tenía razón. Hamilton hizo una biopsia del lunar y descubrió que se trataba de un melanoma maligno en la fase 2, lo que significa que el cáncer estaba solo en la capa externa de su piel y aún no había penetrado en la capa interna. Ese descubrimiento se debió todo a la detección temprana por parte de la mujer ahora identificada como Nadia Popovici, a quien Hamilton siempre llamará su salvadora.

"Ella extendió mi vida, me salvó la vida", dijo Hamilton. "Ella no me sacó de un auto en llamas como [en] las grandes historias, pero me sacó de un fuego lento. Las palabras que salieron de la boca del médico fueron: si ignoraba eso durante cuatro o cinco años no estaría aquí”, cuenta Hamilton, según publica el sitio ESPN.

PUEDES LEER: El conmovedor momento en el que dos mujeres reciben una muñeca por primera vez en su vida

“La forma en que lo vio (el lunar) me desconcierta. No era muy grande. Llevo una chaqueta [en el banco], llevo una radio en la parte de atrás de mi chaqueta que se engancha, así que los cables están ahí. Es como si ella fuera una heroína”, añadió.

La búsqueda de Popovici, la mujer salvadora, comenzó cuando el equipo para el que trabaja Brian envío un tuit con la historia de Hamilton ya que visitarían de nuevo Seattle. En ese post, escribió que quería agradecer a la mujer que lo alertó con determinación sobre una posible crisis de salud.

"El mensaje que me mostró en su teléfono celular quedará grabado para siempre en mi cerebro y ha marcado una verdadera diferencia que me cambió la vida y la de mi familia", decía el tuit. "Sus instintos estaban en lo cierto, y ese lunar en la parte de atrás de mi cuello era un melanoma maligno y gracias a su persistencia y al rápido trabajo de nuestros médicos, ahora se ha ido”.

Ese tuit se publicó y se hizo viral en redes sociales, una mujer reconoció la historia ya que estuvo en ese momento a lado de la mujer que vio el lunar: era su hija.

"Ella acaba de ser aceptada en varias escuelas de medicina. Tenemos boletos de temporada y ella notó el lunar en la parte posterior de su cuello, así que escribió un mensaje en su teléfono y llamó a la ventana de vidrio para llamar su atención. Finalmente llamó su atención y miró rápidamente y luego asintió. No pensamos más en eso. ¡Esto es absolutamente asombroso!”, escribió en Facebook.

MIRA TAMBIÉN: La familia de bolivianos con nombre de jugadores de fútbol, la historia del bebé Griezmann Mbappé

Cuando la historia comenzó a cobrar fuerza, Popovici, la joven aspirante a médico de 22 años, todavía estaba en la cama después de varias horas de trabajar durante la noche como apoyo en una línea de prevención suicidio. Unas horas después se encontraría con el hombre al que salvó.

Hamilton estaba de nuevo en Seattle con su equipo y pudo reunirse con ella. "El hecho de que pude mirarlo a los ojos y escuchar lo que sucedió desde su perspectiva", dijo Popovici. El hecho de que pude verlo y hablar con los miembros de su familia que realmente se vieron afectados es tan especial ''.

Popovici se graduó de la Universidad de Washington y planea asistir a la escuela de medicina el próximo año. Dijo que ha realizado mucho trabajo voluntario en hospitales, incluido un período en una sala de oncología.
"Vi su [lunar] y pensé, guau, es un ejemplo perfecto de cómo se ve un melanoma", dijo.

Al final ella recibió una recompensa. El equipo para el que trabaja Brian le está dando a Popovici una beca conjunta de $us 10.000 para ayudar con los gastos de la escuela de medicina.

Comentarios