José David Candia Orozco es el voluntario del Gacip que murió la tarde de este martes, tras ser ejecutado por dos hombres a bordo de un motorizado en el municipio de Porongo. Cumplía sus funciones como efectivo del Gacip.

Candia había salido de su casa cerca de las 15:00, con su uniforme verde, para cumplir con sus horas de servicio en el Grupo de Apoyo Civil a la Policía (Gacip), del que formaba parte desde hace cinco años.

Era esposo y padre de familia, ahora deja a una niña de un año y tres meses en la orfandad.


El cuñado de José David explicó que se enteraron de lo ocurrido pasada las 18:00, cuando el teléfono de su hermana –esposa de la víctima- sonó cuando se encontraba trabajando. “Él salió de su casa pidiendo que le cuiden a su hija, que él ya volvía”.

El reporte oficial por parte del comandante general de la Policía, Jhonny Aguilera, detalló que este efectivo y otros dos policías, fueron acribillados por dos personas a bordo de un Ipsum plomo.

La familia esperó el cuerpo pasadas las 21:20 en la morgue judicial, y entre gritos y lágrimas de desesperación querían ver a su ser querido, que había muerto cumpliendo funciones y colaborando a la Policía Boliviana. 

Comentarios