Hace siglos, esta civilización se construyó en base a piedras. Hizo monumentos enormes, mientras su cultura avanzaba. Hoy, ya en el siglo XXI, aún conserva sus mejores secretos, energía y sus mitos.

Esta civilización hizo ciencia y cultura, por ejemplo, organizó el tiempo y el espacio. En casi cada edificación se representaba un calendario que comprendía treinta meses, cada uno de 18 días.

También eran astrónomos. Dominaron los movimientos de las estrellas, la luna, constelaciones y el universo. Cada solsticio de invierno, los tiwanakotas pedían a través de ceremonias y sacrificios que el calor y la energía del sol retornen. Siglos después esa fecha fue el 21 de junio

En un lugar desolado, a 70 kilómetros de la ciudad de La Paz se pueden visitar apenas los "retazos" de la civilización tiwanakota. Donde hace más de cinco mil años se erigieron pirámides, templos y estatuas.

Allí se hicieron trabajos en piedra, con enormes bloques, más avanzados que cualquier otro monumento encontrado en el continente.

Para algunos, los seres humanos de Tiwanaku vinieron de las estrellas y su cultura hoy queda como la joya de un mundo pasado, que nos sigue observando. Esas mujeres y hombres llegaron rituales y tradiciones. Su legado son grandes bloques de piedra rodeadas de montañas. Llegas a tiwanacu y es imposible no sentir que perteneces a ellas.

Mira aquí el informe especial sobre Tiwanaku:



Comentarios