Janet es la mamá del pequeño Dylan, el niño cuya historia conmovió a Bolivia tras difundirse una fotografía en la que se ve a ambos instalando un celular en plena calle para que el pequeño pase clases mientras ella vende barbijos.

Ella tiene 31 años, es madre de dos hijos de 4 y 14 y a diario trata de demostrarles que en la vida uno debe siempre levantarse y volver a empezar. Su historia así lo demuestra.

Janet no tuvo una infancia fácil ya de adolescente quedó embarazada y pese a su edad asumió la maternidad y se dedicó a terminar el colegio y cuidar a su primer hijo que hoy tiene 14 años. Pero la vida seguiría poniendo a prueba su entereza que se vio obligada a vivir un año en la calle con su pequeño ya que su casa fue demolida.

Sin trabajo, sin casa e incluso sin cosas personales que perdió en la demolición Janet se levantó y decidió luchar y trabajar en distintos oficios para sacar adelante a sus dos hijos, incluso llegó a trabajar como albañil.

Ella se ha planteado un objetivo: formar dos hombres que enfrenten la vida y salgan adelante siempre, sabe que para ello la educación es fundamental por eso se da modos para que a pesar de la pandemia y los obstáculos sigan aprendiendo aunque sea a nivel virtual. 

Conozca más de su historia en este video:


Comentarios