La muerte de la niña de seis años que falleció en un barrio de Satélite Norte fue una tragedia que pudo evitarse. Ella era la menor de dos hermanos, que quedaron huérfanos de madre cuando ésta murió de cáncer hace tres años, ambos se quedaron a cargo de su papá que trabajaba como comerciante y que según denuncian vecinos los tenía en el abandono y descuidados.

Al ver el estado en el que vivían los pequeños, Arminda Santos, una de sus tías intentó hacerse cargo de su crianza, pero su papá se negó. “Él no quiso, la niña incluso venía a bañarse, a que la peine y se alimente y hasta eso le ha prohibido”, contó.

La vida de Yesenia también pudo salvarse si el Estado intervenía y escuchaba a una de sus vecinas. Lizeth Mamani, una joven menor de edad, acudió a la Defensoría de la Niñez para denunciar la situación en la que estaba viviendo Yesenia y su hermano, pero no fue escuchada.

“Yo personalmente fui a la Defensoría a tratar de sentar denuncia, pero no me hicieron caso por ser menor de edad. Yo les dije que quería informar cómo estaban viniendo y solo me dijeron que venga con una persona mayor de edad”, relató Lizeth.

Los vecinos también intentaron ayudar a Yesenia, pero según su relato el padre se negó a aceptar el auxilio que ofrecían.

El menor de 8 años fue entregado a una tía materna para que se haga cargo provisionalmente del niño. Además, se le iniciará un tratamiento psicológico debido a que fue quien presenció la muerte de su hermanita.

La Fiscalía liberó al padre tras encontrar que la muerte es accidental y que no existen razones para su aprehensión.



Comentarios