El bosquecillo de Pura Pura es uno de los lugares que más llama la atención de los investigadores paranormales porque le rodean leyendas de seres mágicos que habitan en él. Los habitantes del lugar señalan que hay seres que cuidan la naturaleza, que se pasean de madrugada y que dejan rastros que no deben ser tocados por el hombre.

La leyenda señala que se trata de “duendes”, personajes de mitología en los que creen muchas personas que van de visita a Pura Pura.

“Son seres espirituales, inmateriales que a veces se materializan en una flor o un ser vivo y son seres protectores”, dice el investigador Jorge Callao.

A diferencia de lo que sucede con otras zonas, de las que también surgen historias de misterio como la casa abandonada en la zona de Lipari en La Paz, en el bosque de Pura Pura los investigadores señalan que existen “energías positivas”.

La zona también es usada por quienes creen en prácticas paranormales para realizar rituales y ofrendas de todo tipo “incluso para cosas oscuras”, nos dice Callao.

Para conocer más de este tema entrevistamos en La Revista al investigador paranormal John Uribe.