Desde muy joven Jonathan Eive Castellón Rodríguez Rodríguez aprendió a ganarse interpretando al payasito Magrinho, con el que hacía reír a carcajadas al público de un pequeño circo de Bolivia; sin embargo, desde hace unos meses ha tenido que dejar ese oficio, y además sus estudios en la universidad pues una dolencia en los pulmones le impiden respirar. 

El problema por el que atraviesa Jonathan no es nuevo, comenzó hace algunos años; sin embargo, ante la necesidad de colaborar a su madre decidió continuar trabajando.

El pulmón se fue dañando más, se terminó desgarrando y se ha dañado bastante. He terminado expulsando sangre, antes era dos o tres veces al mes, ahora es más frecuente, a veces todos los días”, contó Jonathan.

Hace algunos meses Jonathan recibió una noticia esperanzadora. Fue afiliado al Seguro Universal de Salud (SUS) y ya tenía su cirugía programada para marzo, incluso había gastado su dinero  en unos análisis que le solicitaron; sin embargo, los problemas entre los médicos y el Gobierno desvanecieron esa ilusión.

Con la esperanza de retornar al circo y arrancar sonrisas al público, Jonathan conserva su colorido traje, sus enormes calzados y el maquillaje que lo transforma en Magrinho, aquel payasito que arranca sonrisas a grandes y chicos en el circo Disney.

“Sé que Dios tocará la puerta y corazones de cada uno. De boliviano en boliviano vamos a ir sumando”, manifestó muy esperanzado.

Jonathan confiesa que el pilar fundamental de su vida es su madre Graciela, y espera salir adelante para continuar ayudándola.

Ella también conversó con Unitel. Confesó que le duele ver a su hijo con los sueños truncados. “Mi hijo estaba en la universidad y le gustaba sacar sonrisas a la gente, ahora ni eso puede”, contó.

Jonathan está muy esperanzado en la solidaridad para salir adelante y volver a arrancar sonrisas. Quienes quieran colaborarle para salir adelante pueden contactarlo al 608-17787.


Comentarios