Sandra Alcázar y Mauricio Toledo acompañaron a Maritza y a la pequeña Maribel hasta un centro de oftalmología para que pueda recibir atención médica y así se evalúe el daño que tienen ambas en los ojos.

Un profesional atendió a la madre donde pudo observar que tiene un movimiento involuntario en uno de sus ojos, por lo que daño sería mayor y es probable que vaya perdiendo más la visión.

Sin embargo, las noticias para la pequeña Maribel son más alentadoras, ya que luego de su revisión médica se le pudo proporcionar unos lentes de descanso para mejorar su visualización, y en los próximos días se le entregará unos con la medida necesaria.

Esta jornada Maritza será llevada nuevamente al oculista para poder determinar si una cirugía ayudará a que pueda ver mejor.


Maritza Mamani, es una mujer de 22 años que lucha cada día para sacar adelante a su hija. Durante dos meses tuvieron que vivir en un quiosco, el mismo que utilizan para vender fruta y que es su sustento económico.

Comentarios