Lo que debía ser una gran alegría para una familia se convirtió al mismo tiempo en desazón. Una mujer que estaba dando a luz, recibió una noticia que confirmaba las preocupaciones que había manifestado a sus médicos, pero que fueron subestimadas, le detectaron cáncer en pleno parto.

A Lois Walker, de 37 años, le dijeron trágicamente que tenía cáncer en etapa 4 cuando su hijo Ray nació por cesárea en 2021, en el Hospital Barnsley, de Inglaterra, señala The Mirror.

Antes del nacimiento de su hijo, la madre de tres hijos había estado experimentando dolor de estómago durante más de 12 meses e hizo 20 llamadas a su médico de cabecera. Lo que llegaron a decirle en Emergencias fue que debía alejarse de productos lácteos.

También te puede interesar: La conmovedora historia de una perrita abandonada con sus juguetes y una triste carta

Ahora, después de seis rondas de quimioterapia y dos operaciones, los médicos dicen que no hay forma de detener el cáncer.

Lois dijo: "Se hacen llamar profesionales de la salud y se supone que deben brindarnos atención, pero eso es negligencia".

"Siento que podría haberse detectado antes, para no tener este diagnóstico tardío, y dejaré tres hijos", señaló resignada.

Lois se enfermó por primera vez en junio de 2020 cuando experimentó hábitos extraños en el baño e hinchazón alrededor del diafragma.

Llamaba regularmente a sus médicos, y visitaba el Hospital Barnsley, pero le dijeron que podría tener el síndrome del intestino irritable.

Lois siguió llamando a su médico de cabecera a medida que sus síntomas empeoraban, pero los médicos solo le ofrecieron medicamentos para la hipocondría.

Ella dijo: "Me dijeron que podría ser ansiedad por la salud, así que me recetaron citalopram”.

Contó que ya sufría de cáncer de piel y por ello le preguntó a su médico si lo que sentía no podía estar relacionado con el cáncer, pero lo descartaron y le indicaron que los dolores que sentían podían deberse a la edad.

Lois descubrió que estaba embarazada en diciembre de 2020 y, 14 semanas después, sufrió un dolor terrible después de la ecografía para conocer el género de su bebé.

Ella dijo: "No podía lidiar con este dolor, y cuanto más avanzaba el embarazo, más insoportable se volvía. Llegó al punto en que no podía caminar ni comer".

"El médico dijo que pesaba lo mismo que hace 12 meses y, en ese momento, tenía nueve meses de embarazo, y eso no pareció sonar ninguna alarma".

Después de que el dolor se volviera demasiado, finalmente les dijo a los médicos que estaba dispuesta a suicidarse si no tomaban en serio sus preocupaciones.

Fue admitida en el hospital para el control del dolor, donde le dieron morfina, pero de nuevo no hubo una investigación profunda por parte de los médicos sobre la causa del dolor.

Lois agregó: "Entonces la gota que colmó el vaso fue cuando tuvieron que involucrar al equipo de salud mental".

Luego, el médico de Lois realizó una investigación más exhaustiva sobre sus preocupaciones y encontró una masa detrás de su matriz, lo que los llevó a dar a luz a su bebé al día siguiente.

Fue el 3 de septiembre cuando tuvo a Ray que el médico que la estaba atendiendo señaló que lo más probable era que padecía cáncer.

Lois dijo: "Cuando me abrieron, él dijo: '¿Pensé que dijiste que no te sometiste a una cirugía abdominal?' y dije que no.

"Fue entonces cuando supe que se había encontrado algo, ya que llamaron a algunos médicos.

"Simplemente dijeron, básicamente, que mi abdomen estaba tan enfermo que necesitaban enviar algunas biopsias y que tendría que esperar. Pero lo sabía de todos modos".

"El médico me agarró la mano y lloró y dijo que me había defraudado".

También te puede interesar: Con más de 70 años, Adela vende refrescos para sustentar a sus dos nietas

A pesar de someterse a quimioterapia poco después de recibir su diagnóstico, Lois descubrió que su cáncer se había propagado y que sería terminal.

Ella dijo: "Mi hígado se había fusionado con mi diafragma, por lo que tuvo que ser recortado. Mi vejiga se había fusionado con la parte posterior de mi útero, por lo que tuvo que ser recortado, y todos mis ovarios se habían fusionado".

"Luego tuve la devastadora noticia de que también está en mis intestinos, mi estómago y mi hígado. Obviamente, eso nunca es bueno, son mis principales órganos que necesito".

Cuando se le pidió un comentario, un portavoz de Dove Valley Practice dijo: "Lamentamos escuchar las preocupaciones de la Sra. Walker sobre su atención y que no se sintió escuchada".

"Llevamos a cabo una revisión de la atención de la Sra. Walker y las referencias para las pruebas y compartimos esos hallazgos con ella en ese momento.

Su familia creó una recaudación de fondos en línea para beneficiar a Cancer Research UK que ha recibido más de US$10.000 en donaciones, muy por encima de su meta original. Si bien el recaudador de fondos recibe donaciones para la investigación del cáncer, es probable que ninguna cantidad de dinero salve a Walker.

Comentarios