Este lunes por la mañana, aproximadamente a las 09:00, se apagó la vida de Sarah Gutiérrez, la reconocida relojera que trabajó durante muchos años en la calle Ayacucho en el centro cruceño.

Tenía 64 años y un paro cardiaco le quitó la vida, paramédicos trataron de reanimarla pero no pudieron hacer nada, contó su hija Sarah Karina.

La señora Sarah Gutiérrez trabajó durante 47 años en la relojería, oficio que aprendió de su padre. Era la mayor de 14 hermanos. Deja un dolor y un vacío en sus cinco hijos, más de 13 nietos y 3 bisnietos.


Su hija Sarah Karina dijo que “se fue la Cruceña de Oro, una mujer luchadora que dio la vida por su familia, sus hijos y nietos”.

Tras un recorrido por la calle Ayacucho, sus compañeras del día a día, otras venteras, entre lágrimas contaron que están atravesando un momento difícil porque ya no verán a la señora Sarah, quien no faltaba un solo día a su fuente laboral.

“Me duele que se haya ido de esa forma. Me duela tanto esto. Más de 42 años que la conozco, vivimos lo bueno y lo malo”, dijo una amiga.

En la calle Ayacucho, donde tenía su mesa con sus relojes, pilas y manillas, colocaron un necrológico con la foto de la ahora difunta señora Sarah Gutiérrez. 

Comentarios