Un momento impactante y bastante traumático se registró en septiembre de 2019 cuando Kaitlin Burge compartió la fotografía de su hijo Beckett frente al inodoro explicando que padecía cáncer infantil y que su diagnóstico era complicado, esta publicación con el fin de hacer un llamado a las autoridades y en el mundo entero para dar a conocer lo que atraviesan los menores.

Pasaron los meses y el pequeño Beckett de forma muy valiente siguió con su tratamiento, con el apoyo de su mamá, su hermana y otras amistades. 

La familia de Beckett, niño oriundo de Texas, hizo conocer al mundo entero que el tratamiento llegó a su fin. Se acabaron los días de operaciones, transfusiones y otros tratamientos dolorosos a los que estaba expuesto. Al fin tocó la campana que simboliza que el tratamiento concluyó.

Las redes sociales explotaron de alegría y emoción, y no era para menos. Beckett comenzó una nueva vida. Las enfermeras y médicos del hospital donde se encontraba tratando su enfermedad lo despidieron con una fiesta entre globos y aplausos. Beckett. 

Beckket comenzó a ir a la escuela, quiere jugar al béisbol y también hacer nuevos amigos. Un momento emotivo y muy significativo que estalló los me encanta, me gusta y los compartidos en Facebook.

Comentarios