Karla Tenório, una actriz y escritora brasileña de 38 años, se ha hecho viral en redes sociales por sus cometarios sobre la idea clásica y "romantizada" de la maternidad, pues es algo que detesta.

Tenório no quería ser madre, pero cedió ante los deseos de su pareja y, pese a que se preparó para recibir a la que sería su hija, se sintió muy mal incluso después del parto. La quiere, pero critica la idea que hay en torno a esto.

El pasado siete de mayo, en un diálogo con el portal Universa, la mujer abordó el tema abiertamente.

“Soy Karla Tenório, tengo 38 años, soy actriz, escritora, tengo una hija de 10 años y soy una madre arrepentida. Convirtí mi angustia en un movimiento de apoyo a mujeres como yo: a las que no les gusta la maternidad. Soy la creadora de la 'Madre Arrepentida' que tiene como objetivo liberar la voz de las madres que no son felices como madres, que sufren y se sienten culpables por la maternidad”.

Odio ser madre desde que salió la cabeza de mi hija, durante el parto. En ese momento, me pregunté si no había vuelta atrás, pero no pude”, comenta. Sufrió un cuadro de psicosis posparto, aún más grave que la depresión, ya que su presión por ser una madre ejemplar la convirtió en una “cuidadora excesiva” de su hija, sin haber querido realmente asumir ese rol.

Han pasado diez años del nacimiento de su hija y ha decidido “salir del armario, salir como una madre arrepentida, porque parecía que yo era la única, que solo yo lo sentía”

Se dio cuenta de que no era la única persona con ese sentimiento y, por lo mismo, lanzó en Instagram 'Madre Arrepentida'. “No para causar polémica, sino para que las mujeres sean reconocidas, para hablar sobre la carga y su sufrimiento”, explica.

“Hoy soy una persona que se está recuperando de la culpa, de este arrepentimiento. Hoy sé que el amor incondicional no existe, me atraviesa como una brisa, raras veces me conmueve este éxtasis, porque tuve que desarrollar una relación, estoy obligada a cuidar a una persona”, apunta y descarta que no quiera a su hija.

“En nuestra sociedad, somos hijos y nietos de muchas madres arrepentidas. Y las mujeres deben ser bienvenidas en su desahogo. También pienso en la importancia de advertir a las mujeres que aún no han tenido hijos, y a las que están pensando en tenerlos, sobre lo que realmente es la maternidad. Es necesario acabar con el lado romántico de la maternidad, que es muy perjudicial para todos nosotros, que provoca tristeza, depresión y muerte”, comenta.

“Quiero escuchar los testimonios de otras madres, porque este movimiento es de amor, para que cuando mi hija crezca pueda tomar una decisión real y consciente sobre la maternidad”, concluye


Comentarios