Olivia es la perrita adoptada por Rosario Saavedra, una mujer profesional en Fisioterapia que la recogió de la calle en la etapa de confinamiento por la pandemia. 

Rosario le brindó cobijo y alimentación, poco después fue adiestrada para ayudar en terapias de la psicomotricidad a niños.

La profesional vio en Olivia un potencial para ser una guía y ayuda a todos los niños que siguen sesiones de canoterapia que es dirigido a menores con capacidades diferentes. 

 “A Olivia la hemos encontrado muy pequeña, un cachorrito de dos meses, con el tema de la pandemia nos dio pena y le hemos adoptado; es una asistente y estamos con su adiestramiento para que pueda ayudar a los niños a desarrollar su psicomotricidad”, dijo la fisioterapeuta que adoptó a la mascota.

La especialista destaca que la cachorra Olivia se habituó rápidamente al adiestramiento de saltos, brincos y juegos para ayudar a los niños. 

“Hemos visto por conveniente manejar psicomotricidad con los niños con capacidades especiales y que mejor que una mascota ayude a los menores para su desenvolvimiento”, dijo la profesional.


TAMBIEN PUEDE LEER: Emprendedor alteño se reinventa y confecciona trajes de seguridad táctica para perros y gatos

Olivia ya es una perrita joven, obediente y muy educada a momento de relacionarse con los distintos niños que asisten a sus terapias. Por el semblante en su rostro, se denota que lo hace con mucha voluntad y alegría.
“Olivia disfruta su trabajo”, dice la fisioterapeuta.

La canoterapia es muy conocida y muy requerida por niños que tienen capacidades diferentes. “Incluso los propios menores disfrutan de la compañía de la perrita”, acota la profesional. 

  

Comentarios