"Quiero al perro que más tiempo este con ustedes", fue el mensaje que llegó al refugio Huella Animal en Santa Cruz y que conmovió a todos los voluntarios de este lugar, pues este no es un mensaje frecuente.  

Quienes administrar este refugio de animales escogieron a Ralph un hermoso y gordo perro mestizo que tiene tres patitas. Ralph es precisamente el modelo de este refugio y no logró conseguir una familia que lo cuide desde hace cuatro años. "Nadie lo miraba dos veces por su edad, tamaño, falta de su patita y por su flojera", escriben en el refugio.

El cambio de Ralph es la prueba del amor que le entregan en este refugio a los animales. El perrito llegó al lugar, el 18 de noviembre de 2018, luego de que el tren lo atropellara y destrozara su patita y le produjera daño en los pulmones. En aquel entonces estaba súper flaco y era desconfiado con los humanos, por el temor que tenía que lo vuelvan a lastimar. Hoy es un gordo perrito. 

"Poco a poco aprendió que nosotros no lo íbamos a lastimar. Nuestro gordo era un perro que no molestaba, dormía, comía, pedía amor, era lo único que él hacia", escribieron en el hogar para describir a gordo. 

Te puede interesar: El perro que regresa todos los días a la clínica donde murió su dueño hace cuatro años

La joven que decidió que Ralph sería su nueva familia llegó junto a otro perrito más pequeño y se tomó una fotografía abrazando a ambos. 

"Por eso decimos que cada perro tiene su familia destinada y a veces tarda más tiempo en llegar pero su momento llega", reflexionan en el refugio y agregan que todos los perros merece un hogar, una familia. 

"Sé feliz gordito hermoso, vive la vida que te mereces. Te amamos", se despiden los cuidadores por años de Ralph. 

El Refugio Huella Animal se encarga de rescatar, alimentar y dar en adopción a decenas de animales, con la ayuda de donaciones. Está ubicado en la zona norte. Ref. 635-44137. En el albergue hay decenas de perritos en adopción y otros en tratamiento que requieren ayuda. 

Comentarios