Rogelio Choque Coronel es un hombre de la tercera edad, que en el día se deja apoderar por su niño interior y se disfraza de el Chavo del ocho para trabajar. En las noches cuida de su esposa, ambos padecen diabetes.
Sosteniendo su resortera y el Chavito llega todas las mañanas a las 08:00 hasta la avenida Juan Pablo II, con la finalidad de sacar sonrisas a los transeúntes y poder ganar unas monedas.

El Chavito Alteño es muy querido por los comerciantes del sector, pues se esfuerza para que su personaje sea idéntico al original.

Mientras pide monedas recrea escenas de la afamada serie, sabe todos los diálogos e imita los movimientos a la perfección.

Rogelio de 62 años, tiene 6 hijos de los cuales 2 están a su cargo pues son menores de edad. Sacar adelante a su familia y vencer la enfermedad es su motivación.

"Soy el Chavito boliviano", " soy el Chavito Alteño" repite mientras baila.
Está tan comprometido con su público de paso que incluso le da la garrotera.

El chavito Alteño se robó el corazón de todos lo habitantes de la ciudad más joven del país.

Conoce más de su historia en este informe:


Comentarios