Los vecinos del barrio Següencoma en La Paz aprovecharon un área verde en la zona y construyeron un huerto con el apoyo del municipio.

Demostraron que producir lo que uno come no es una misión imposible. El lugar fue elegido en medio del ruido de la ciudad y en coordinación obtuvieron el lugar para trabajar entre ellos.

En ese pequeño pero coqueto huerto ya produjeron papa, cebolla, aba, lechuga, entre otros. Las aves, abejas y abejorros visitaron el lugar

"No es mucho sacrificio, hay que poner un poco de interés", dijo un vecino contento mientras mostraba algunas verduras.

Piden a los vecinos de otros sectores que puedan hacer un pequeño trámite para instalar un huerto en un área verde municipal.