Camila Huaria prácticamente ‘vive’ en el hospital desde que su mamá fue internada por una bronconeumonía. Ellas vienen desde Ascensión de Guarayos y deben peregrinar por farmacias privadas buscando los precios más económicos de los medicamentos. Con la receta en manos, piensa cómo conseguir dinero para comprar las medicinas. Esta es una de las cientos de historias de la realidad de los hospitales públicos en el departamento, pese a la vigencia del Seguro Universal de Salud (SUS). 

La salud es uno de los sectores con mayores deficiencias. Hay voces de médicos en las calles y pacientes en los pasillos que piden a gritos medicinas y mejores condiciones.

La ley 1152 del Sistema Único de Salud (SUS), indica: “Es prioridad del estado asegurar la disponibilidad de medicamentos esenciales (…) prescriptos, dispensados y utilizados correcta y racionalmente”. (Artículo 2, numeral 13. Acceso universal a medicamentos y tecnologías en salud). Sin embargo, ¿por qué este derecho garantizado en la ley no se cumple?. 

Desde la Gobernación, el secretario Fernando Pacheco manifestó que el Gobierno nacional no envía lo recursos que solicitan los directores de hospitales para que se garantice la dotación de las medicinas.

“Por ejemplo, el Hospital de Niños pidió Bs 34 millones para medicinas y el Gobierno solo envió Bs 17 millones”, asegura.

Crisis  llega a todos los niveles de atención

Cinthia Ferrer tiene que ver la forma de comprar por su cuenta más de 300 tabletas para la hipertensión, un tratamiento que debe seguir por dos meses. Ella no se sorprendió cuando en la farmacia del hospital Francés le dijeron que no había esos medicamentos. “No hay las tabletas que me piden, debo comprarlas yo y cuestan entre Bs 4.50 o Bs 5 cada una”, asegura.

Te puede interesar; Ministerio de Salud: Adulto con tres dosis puede considerarse seguro a la nueva subvariante

El director del hospital Francés, Javier Herrera, explica que la falta de medicinas se debe a la burocracia para licitar estas compras.

Según la Ley del SUS, los servicios de salud se brindan en el momento y circunstancias que la persona, familia y comunidad los necesiten, sin generar demoras ni postergaciones innecesarias que pudiesen ocasionar perjuicios, complicaciones o daños (Artículo 2, numeral 8. ‘Oportunidad’). Sin embargo, no es lo que se observa en los hospitales, donde los servicios de tomografía están sobresaturados. Un paciente que necesita de forma urgente este estudio es programado para un mes después.

A doña Aida el médico le dijo que su tomografía era urgente, por lo que tuvo que prestarse Bs 2.500 para hacerse la tomografía en un centro privado, porque en el hospital Oncológico iba a demorar un mes.

Te puede interesar: Gobierno prevé una quinta ola de coronavirus y descarta eliminar declaratoria de emergencia

El déficit de 11.000 ítems que hay para el departamento de Santa Cruz, provoca que las fichas que se reparten a diario en los hospitales de 3er nivel no sean suficientes para todos los pacientes, muchos duermen afuera para conseguir la atención de los especialistas, incluso llegan desde provincias y duermen en la calle a pesar del frío.

Gente durmiendo en los hospitales para conseguir una ficha, falta de medicamentos y de equipos para la realización de estudios, programaciones con más de un mes de espera son solo algunas de las falencias del servicio universal de salud que está en una ley, en el papel, pero que falta que llegue de forma eficiente a los ciudadanos que asisten a los hospitales.

Comentarios