El país bajo lluvias, a su paso los fenómenos naturales propios de esta época sembraron muerte, inundaciones, y daño. Se batieron records históricos de precipitación.

Se trata de la mayor cantidad de precipitaciones en 10 años. El fenómeno de La Niña también marca su presencia, inundaciones, riadas y deslizamientos se hacen sentir en territorio nacional con los daños y consecuencias que trae cada año.

Las lluvias no solo provocan daños en occidente. El caudal de los ríos aumenta y cuando existen desbordes suelen arrastrar lo que encuentran a su paso. Existe alerta roja hidrológica en Santa Cruz, en la cuenca del río Grande y en Beni en la cuenca del rio Maniqui, cada uno con varios afluentes
Las previsiones del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología dan cuenta de que existirán desbordes de ríos en La Paz, Pando, Cochabamba, Potosí, Chuquisaca y Tarija.

La Niña es un fenómeno que produce el enfriamiento a gran escala de la temperatura de la superficie del océano en las partes central y oriental del Pacifico ecuatorial. Podría ser un motivo para la cantidad de precipitaciones.

Aunque afecta principalmente a zonas costeras, de forma indirecta podría influir en los niveles de precipitación que ya superaron registros históricos en El Alto, Oruro y Sucre.

Durante diciembre de 2021, se rompieron los registros históricos. Las previsiones muestran que las lluvias podrían caer con más fuerza en enero y febrero de 2022.

Las lluvias traen también muerte a su paso. Defensa civil registra al menos 13 fallecidos a consecuencia de los fenómenos naturales.

En Santa cruz se registraron desbordes de los ríos Grande, Ichilo Piraí y Cotoca. Los municipios más golpeados son San Pedro y Pailón y en esta área la localidad de Hardeman.

Cochabamba también sufre las consecuencias de las lluvias con 11 municipios afectados. Según los datos preliminares de la Gobernación se cuantifica medio centenar de comunidades afectadas.

Las lluvias provocan deterioro en puentes y vías de vinculación departamental y también nacional, por ahora existen 83 millones de bolivianos presupuestados por la administradora boliviana de carreteras para atender las emergencias propias de esta época.

Vidas, sembradíos, carreteras y también el agro se ve afectado, al iniciar este 2022 la Cámara Agropecuaria del Oriente se declara en emergencia a consecuencia de los fenómenos naturales.

Los problemas recién inician y el gobierno central y los subnacionales tienen aún el reto de enfrentar lo que se viene en enero febrero y marzo con la época tradicional de lluvias en el país.

Mira un informe especial:




Comentarios