La Llajta cautiva a los bolivianos de otros departamentos y también a extranjeros que deciden quedarse porque encuentran oportunidades de trabajo, un clima agradable y por supuesto, mucha y variada comida.

El clima y la comida, son los principales motivos señalados por personas que llegaron de paso por Cochabamba, pero que se vieron encantados por esta tierra y decidieron quedarse. 

También te puede interesar: Cochabamba, la cuna de actores y elencos de comedia de Bolivia

La tranquilidad, los paisajes y las oportunidades de trabajo, también están entre los motivos por las que echaron raíces aquí, además de que admiran la amabilidad y espíritu emprendedor de los ‘cochalas’.

Por ejemplo, Adrián Ayllon llegó desde su natal Potosí y se dedica al diseño de tatuajes.

"Me gusta esta tierra por darme la oportunidad de crecer; yo nací en Potosí, pero mis hijos son cochabambinos", afirma mientras marca la piel de un cliente con letras estilizadas.

El amor por Cochabamba es expresado también en el grupo Bonanza, por parte de un sucrense: su vocalista Edgar Rojas, quien dice estar enamorado de la gente cochabambina. 

"Cuando salgo a la calle y cuando acudo a mis conciertos recibo el aprecio de la gente. Mis hijos son cochabambinos, es más, uno de ellos nació el 14 de Septiembre", comenta el artista.

Cochabamba, se encuentra en el corazón de Bolivia y extranjeros que dejaron sus tierras, también se enamoran de la Llajta. Con diferentes actividades, forman parte del aparato económico de Cochabamba.

Uno de ellos es el brasileño Jorge Da Silva tiene un restaurante de comida típica de su país. "Yo llegué de paseo, a conocer y me gustó tanto que me quedé. Estoy muy complacido y feliz de estar en Cochabamba su clima y acogida de su gente me dieron la oportunidad de quedarme en esta tierra". 


Pero en Cochabamba no solo hay extranjeros de países sudamericanos, también encontramos gente oriunda de la otra cara del mundo.

Comentarios