“Agradezco al Señor Jesús del Gran Poder por tantos milagros que hizo para mí y mi familia”, son las palabras de una devota y bailarina de esta festividad que volverá a lucir sus mejores galas este 2022. 

La fiesta del Gran Poder muy conocida por su esplendor cultural, su expresión en fe y también por el movimiento económico que genera año tras año la denominada “Fiesta Mayor de los Andes”. 


Nos remontamos en la historia, la festividad nace en 1920 en la popular zona de Chijini, parte oeste de la ciudad de La Paz. En ese entonces nace como la Santísima Trinidad para luego consagrarse como la celebración al señor Jesús del Gran Poder.

“Él ha sanado mi vida, por el estoy con vida, tengo bastante devoción”, son las muestras de agradecimiento y que será reflejado en las distintas danzas folclóricas. 

“Es una expresión meramente del barrio y que nace del barrio con los mercaderes de la zona Rodríguez. Es la expresión de la fe y devoción de todos aquellos que han descubierto en el lienzo una gracia de Dios”, declaró el párroco del Santuario del Gran Poder, Marcelo Ramírez.

Esta celebración religiosa se convirtió en una entrada folclórica en 1974, cuando nace la Asociación de Conjuntos Folclóricos del Gran Poder. Lo que en su momento fue una fiesta restringida a la zona de Chijini y la ladera oeste de La Paz, poco a poco se convirtió en la más grande de la zona andina. 


En la actualidad hay 76 fraternidades, entre ellas predomina la morenada como danza pesada, danzas livianas y autóctonas. 

“Se tiene previsto entre 60 mil a 70 mil personas que participan”, dijo el secretario de Culturas de la Asociación de Conjuntos Folclóricos del Gran Poder, Franklin Reyes.

La festividad del Gran Poder ha crecido de tal forma que fue catalogada como Patrimonio de la Humanidad, título que recibió el 2019.

“Este fue un nuevo galardón que Bolivia ha conseguido mediante una de sus manifestaciones culturales sea considerada ya no sea patrimonio de La Paz, ni de Bolivia sino, de toda la humanidad”, declaró el historiador boliviano, Fernando Cajías.

Lee también: Sandra Alcázar es la soberana de la fraternidad Plana Mayor, pasantes del Gran Poder

El 2019, Antonio y Teodosia fueron nombrados los prestes mayores del Gran Poder, esta pareja estaba lista para una gran celebración el 2020, sin embargo, la fiesta nunca llegó por el efecto de la pandemia. El Gran poder fue suspendido durante dos años.

“Hemos esperado mucho, me parecía eterno este tiempo que ha pasado”, dijo el preste mayor 2020 - 2022, Antonio Riveros Castro.


En este 2022 brillará más que nunca tras la pandemia, pero sobre todas las cosas por haber sido declarada Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad. 

El movimiento económico que pretende generar la fiesta Mayor de los Andes tiene un impacto socioeconómico en varias partes de la sociedad. La fiesta mueve 160 millones de dólares por año, un aproximado que dio a conocer el analista económico, Sergio Siles.

En la actualidad, la festividad mayor del Gran Poder no solo mueve la fe como elemento principal, sino una competencia entre las distintas danzas, en especial de la morenada. 


La vestimenta, las joyas que lucen las cholas paceñas, además de las recepciones sociales donde cada fraternidad importa grupos musicales del extranjero, ya sea de Argentina, México e inclusive de Estados Unidos y Europa, hacen que la fiesta tenga un toque diferente y especial.

Este próximo sábado 11 de mayo, cientos de devotos llegarán hasta la iglesia del Jesús del Gran Poder tras haber participado en la entrada para expresarle su fe y su devoción. 


Comentarios