En el Sedeges hay 70 niños abandonados solo en el departamento de La Paz, distribuidos en tres centros de acogida. En las últimas semanas, hubo casos de abandono, muerte y venta de bebés.

El pasado 29 de septiembre, una niña de 2 años fue vendida por su madre por 500 dólares. El 10 de octubre la Policía encontró un bebé sin vida en un contenedor, fue asfixiado y su cuerpecito dejado entre medio de los residuos. El 13 de octubre en El Alto, un bebé de 25 días de nacido fue abandonado en un baño público

En 14 días, tres niños fueron abandonados en La Paz, un problema que se arrastra desde hace años.

Julio es uno de esos niños abandonados, sus padres lo dejaron en una plaza de La Paz. No sabe la fecha de su cumpleaños, tampoco cuántos años tiene; sin embargo, sus ganas por salir adelante son enormes, en su mochila carga sus documentos, tres mudadas de ropa y sueños por cumplir. Busca ayuda con un trabajo para salir adelante.

(Si desea colaborar a Julio puede comunicarse con él al: 63666968)



Julio no tuvo la oportunidad de ser adoptado, a él le preguntamos si había buscado a sus padres, y él nos contó que lo último que supo de su papá fue que había salido de la cárcel de San Pedro en el año 2004. 

Según las autoridades, el abandono y el maltrato infantil en Bolivia son problemas que se arrastran desde hace décadas, hoy es más visible por los medios de comunicación, en la actualidad estos casos son denunciados y se hacen públicos.

Como Julio, quienes crecen en centros de acogida desde pequeños conocen a sus mamás de corazón, mujeres que trabajan en los hogares y tratan de cumplir con el rol de madre y padre.


Comentarios