El municipio de Omereque, distante a 154 kilómetros de la ciudad de Cochabamba, tiene una altitud de 1580 metros sobre el nivel del mar, ideal para el cultivo de tomate, papa, papaya y sandía, siendo esta producción la base de su sustento económico, hasta hace un par de años.

Con el tiempo, los precios de fertilizantes y otros químicos incrementaron haciendo insostenible la situación, por si fuera poco el contrabando hizo que los omerequeños no puedan competir ante ofertas extranjeras.

Sin embargo, desde hace unos siete años los productores de esta región del Cono Sur cochabambino optaron también por producir uva de mesa, algo que en los últimos dos años demostró mejores resultados, debido a la alta calidad del producto obtenido, esto principalmente por la ventaja del incomparable clima cálido que acoge al municipio.

Las lluvias no son constantes y las temperaturas bordean los 30 grados en el mejor de los casos, el clima cálido influye en la fotosíntesis, y en el  tiempo entre la floración y la cosecha, obteniendo así un fruto más grande, con color más resaltante, apetitoso y dulce.

Omereque produce gran cantidad de uva de mesa dorada entre otras, esta uva tiene características especiales por ser primor o temprana.

Cada agricultor invierte entre 40 y 45 mil dólares por hectárea de la planta de la vida. Los pobladores cultivan uva de mesa de alta calidad.

Dificultades con las inclemencias del tiempo

Otra de las mayores dificultades con las que los productores del Cono Sur de Cochabamba deben tropezar son las inclemencias del tiempo.

Entre abril y junio de 2021, Omereque sufrió la peor granizada y helada de su historia en los últimos 40 años, al menos 600 familias resultaron seriamente afectadas y miles de sus cultivos totalmente destrozados

Pero gracias a técnicas de calentamiento empleadas por los productores, al menos 25 hectáreas de cultivos de vida quedaron de pie.


Comentarios