La Paz despierta magia en cualquier persona que la conozca: como ciudad, es inolvidable y su gente la hace crecer cada vez más con su trabajo, tesón y ahínco.

El paceño se considera como alguien solidario y hospitalario, no es una persona tímida, pero es recatada... el paceño es apasionado, enamoradizo, sincero, futbolero y siempre demuestra orgullo por su ciudad.

Puedes leerEl barrio cuenta: 'Agua de la Vida' es la zona milagrosa de La Paz

La población se volcó a las calles para celebrar por lo alto los 213 años de su gesta libertaria en medio de desfiles, actos cívicos y una verbena que volvieron a celebrarse tras dos años de la pandemia.

Para la periodista e historiadora, Lupe Cajías, el oriundo de La Paz no conoce límites en su trabajo y por eso genera riqueza a pesar de diferentes crisis. Considera además que es muy difícil que alguien se sienta forastero en esta región del país.

Te presentamos un informe especial sobre el paceño y el orgullo por su ciudad:

Comentarios