La sequía en Santa Cruz provoca pérdidas por $us 250 millones hasta lo que va del año y los productores piden la autorización de biotecnología, tras una semana en la que se denunció el acopio de maíz transgénico en silos de la empresa estatal Emapa.


“El enemigo no es el clima, sino la falta de acceso a la biotecnología”. Así resume Óscar Mario Justiniano, presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), la situación que viven los productores debido a la sequía que se vive en el departamento cruceño.

Un recorrido de UNITEL por el Norte Integrado y el Chaco, evidenciaron la afectación.


La sequía en Santa Cruz genera pérdidas económicas por $us 250 millones hasta el momento y se perdieron 800 mil toneladas en granos, asevera Adan Mérida, productor de Cuatro Cañadas.

En tanto que en el sur, los atajados secos empiezan a convertirse en escenario de animales muertos de sed. En los últimos meses ya se contabilizan 80 reses muertas por falta de agua. “No tienen qué comer y se están enflaqueciendo”, dice el ganadero Lorgio Barba.

En Gutiérrez, en el Chaco cruceño, José Eidh, cuenta que sembró 150 hectáreas de maíz y todo se le secó. “Perdí todo, una inversión de $us 30.000”, lamenta.

En Cuatro Cañadas, Óscar Mallón dice que debido a que no llueve desde mayo, perdió el 80% de sus sembradíos de girasol.

En una semana en que productores de San Pedro denunciaron que camiones con maíz transgénico a silos de Emapa, se refuerza el pedido de los productores de que se autorice en el país los cultivos con biotecnología, lo cual no está aprobado aún en Bolivia pese a que ingresa desde países vecinos.

Se siente baja la producción de granos, no pudimos cumplir con la demanda interna, da datos y el pedido es biotecnología”, subraya Fidel Flores, presidente de Anapo.

Pero la sequía recién comienza; en el Servicio Nacional de Meteorología, no esperan grandes lluvias hasta octubre y los productores piden soluciones urgentes.

Comentarios