José Eid es un productor de maíz de Gutiérrez, que señala con orgullo que con su trabajo agrícola crió e hizo estudiar a sus cuatro hijas hasta que se profesionalizaron. Pero este año, ha sido amargo para él, puesto que las dos hectáreas de maíz que había cultivado se secaron.

Esa es una realidad que viven los más de 500 productores de maíz de los municipios Gutiérrez y Lagunillas de la provincia Cordillera. Entre todos, la producción alcanza a las 40 mil hectáreas, de las cuales 39.500 se han perdido debido a la sequía.


Esta afectación se suma al déficit de maíz que existe en el país, de más de 300 mil toneladas.

Este maíz, señala el alcalde de Lagunillas, es destinado al mercado cruceño para la alimentación de ganado, cerdos y pollos.

En tanto, los productores, como Marcelino Salazar de la comunidad Ipitá o Catalina Flores del municipio Gutiérrez, señalan que si en el país se autorizara el uso de biotecnología en el agro, podrían usar semilla de maíz que sea más resistente a la sequía y que eso les permitiría evitar las pérdidas de sus cultivos, además de garantizar la seguridad alimentaria con su aporte.

Otro productor, Ángel Acosta, de Lagunillas, señala que la afectación de los productores les genera deudas por sus créditos con entidades financieras, por lo que piden ayuda al Gobierno.

Mientras tanto, los productores y autoridades señalan que también se debería permitir la importación de maíz de países vecinos para paliar el déficit de este producto y evitar el encarecimiento y la escasez de los alimentos.

Comentarios