La coach emocional, Moira Rueda, nos acompañó en La Batidora para hablarnos sobre el síndrome del nido vacío, el cual experimentan algunos padres cuándo sus hijos se van de casa.

Moira afirma que esto normalmente ocurre cuando el último hijo decide dejar a sus padres para buscar su propio camino.

La experta aclara que pese a que esto en su mayoría causa un dolor en los padres, es algo que se debe afrontar y aceptar que los hijos no deben vivir siempre con ellos, ya que necesitan formar su propia familia o experimentar nuevos retos.

Rueda recomendó que los padres traten de asimilar más la pérdida pensando que sus hijos buscan formarse como adultos y salen a cumplir sus sueños, lo cual, en vez de entristecernos, debe causarnos alegría su independencia.

Conoce más sobre el tema en la siguiente entrevista:

Comentarios