La Alcaldía de La Paz ha desplazado funcionarios municipales en 13 puntos de la ciudad para evitar asentamientos de puestos de venta de artesanías de Alasitas, informó el secretario municipal de Culturas, Andrés Zarati.

Este año se decidió suspender la realización de la feria de las Alasitas debido a la pandemia del coronavirus ya que esta actividad provoca aglomeraciones y se convertiría en un factor de riesgo de contagio masivo.

Zarati explicó que los operativos de control de la Guardia Municipal se realizarán durante toda la jornada, aunque lamentó que no cuentan con el apoyo de la Policía.

“Los funcionarios municipales están distribuidos en toda la ciudad, no solo en el centro, están en la plaza del Maestro, Obrajes, para dar algunos ejemplos. La disposición es evitar el asentamiento y explicar que no es un capricho sino que se trata de cuidar la salud”, aseveró.


Los vendedores afectados por la disposición se dirigieron hasta plaza Murillo donde iniciaron un acto de protesta denunciando que no solo se está atentando contra su derecho al trabajo también contra las tradiciones y la cultura paceña.

“Buscamos una solución, qué podemos hacer si ya tenemos todo listo para vender”, señalaba una de las comerciantes. Otra decía: “¿Qué voy a hacer? ¿Voy a robar? Tengo una deuda en el banco”.

Los artesanos piden que los dejen vender al menos una hora, lo que ha sido rechazado por las autoridades.


Así era el panorama en el ingreso al lugar del Parque Urbano Central donde se realizaba la feria de Alasita. Hay control edil para evitar el asentamiento de comerciantes.

Comentarios