Para el analista Franklin Alcaraz, el conflicto cocalero de los Yungas de La Paz responde a un manejo “hegemonizado” de todos los recursos económicos que tiene la producción de la hoja de coca. La "injerencia política" ha causado una división en el sector cocalero, según Alcaraz.  

“Lo interesante habría sido que los cocalero de los Yungas resuelvan su problema a través de una asamblea pero sin una injerencia política, pero la injerencia hizo que se produzca una división dentro del sector cocalero y esto ocasionó que exista un afán hegemónico de dominar la zona cocalera de los Yungas”, explicó Alcalraz.

Para el analista Alcaraz, la única forma de resolver el conflicto cocalero está en manos de los propios cocaleros y que decidan sin presiones a sus representantes. Sin embargo, ve complicada esta salida ya que existen muchos factores que mantienen el conflicto. 

TAMBIEN PUEDE LEER: Continúan las vigilias y bloqueo de cocaleros en las zonas de Villa El Carmen y Villa Fátima de La Paz

“Lo mejor que se haría es dejar a los cocaleros resolver su problema sin la injerencia política, esto será difícil porque existen muchos factores como el político y económico que están en juego”, dijo Alcaraz.

Los cocaleros de los Yungas de La Paz, se encuentran movilizados hace varios días atrás en rechazo a la toma de Adepcoca por un sector afín al Movimiento al Socialismo (MAS), según sus dirigentes. Este sector aseguró que van a masificar sus protestas en la zona de Villa Fátima donde se encuentra esta sede cocalera.

Comentarios