Tras las graves lesiones producto de la caída desde el cuarto piso del edificio de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), tres jóvenes llegaron hasta hospitales donde recibieron atención médica; sin embargo, no resistieron por sus graves lesiones. Los familiares piden justicia. 

Gemio Esteban Mamani Justo, había llegado hasta la UPEA en compañía de su hermana, Ericka, quien fue la última persona de su familia quien lo vio con vida.  

Al enterarse de la tragedia en la UPEA llegó hasta el hospital en busca de su hermano con la esperanza de llegar ; sin embargo, se enteró de su deceso. 

Salimos juntos de casa y llegamos a la UPEA, ahí nos hemos despedido”, manifestó.

La adolescente recuerda que las últimas palabras que le dijo su hermano es que se regrese a casa rápido. “Ahora está sin vida mi hermano, está muerto”, exclamó entre sollozos.

Yerko Saúl Mamani, de una familia humilde, llegó hasta el hospital pero no aguantó por sus lesiones. 

Entre sollozos su madre contó que había llegado con él a la universidad y después se enteró de la trágica noticia. “Le han obligado a ir a mi hijo”, manifestó desconsolada.

Daniel Juño Rodríguez había sobrevivido a la caída; sin embargo, se encontraba muy delicado, motivo por el que fue trasladado a emergencias el Hospital Boliviano Holandés.

Su hermana explicó que la última información que le habían transmitido es que se encontraba estable aunque con algunos dolores en la cintura. “Le harán una tomografía. Tiene que haber un responsable de lo que ha ocurrido”, manifestó.

Horas más tarde se reportó el deceso de este joven.

Comentarios