Rubén Espinoza, atleta boliviano, contó el calvario que tuvo que vivir junto a otro colega cuando viajaron a Rumania para representar al país en un mundial de lucha, manifiesta que ellos se encontraban en un bus para dirigirse a otro estado y así poder retornar al país, cuando fueron retenidos por la Policía por no contar con el doble visado, afirma que tuvieron mucho miedo debido a que no comprendían muy bien lo que pasaba, más por la complicación del idioma, días después, el canciller de Bolivia en Alemania, se trasladó a Rumania para aclarar el malentendido y logró la liberación de los atletas.

Comentarios