Ramiro Fausto y Gonzalo Paca, representantes de los enfermos renales, se declaran en estado de emergencia y afirman sentirse discriminados por parte de la directora del Hospital Viedma, indicó que cada mes se someten a laboratorios para ver si su tratamiento está otorgándoles alguna mejora, cerca de 800 personas, afiliadas a federación, son los que buscan atención en este hospital, el cual se les está negando, por lo que anuncian movilizaciones en contra de esto.

Comentarios