El ex fiscal, Joadel Bravo, indicó que el caso del ciudadano colombiano que tuvo que ser extraditado de su país debido a que en Bolivia tenía asuntos con la justicia por estar involucrado en el caso de dos secuestros devela la situación que normalmente se da con el sicariato, que cometen hechos y luego huyen del país.