La flagelación de un joven menonita de 21 años en su colonia por haber utilizado un teléfono celular hace cuatro años, ha rebelado una realidad muy dura en la que tienen que vivir los menonitas.

Comentarios