La administración judicial pudo haber evitado el crimen de cuatro menores. Shirley Becerra, juez del menor, habla sobre el caso.

Comentarios