Patita Chueca, es el nombre que le pusieron los propietarios de una veterinaria paceña a un can que llegó un día con bastante dolor y le colocaron una inyección, posteriormente, volvió dos días más para las otras dosis, y luego de dos meses retornó y frecuentó diariamente a la veterinaria, por lo cual, los dueños decidieron adoptarlo y volverlo parte de su familia.

Comentarios