Una seguridad única transmitió Wilma Morales, esta mujer de pollera que ganó una de las cucharas y hoy se enfrenta al jurado. Aseguró que ama utilizar polleras y que cuando cumplió la mayoría de edad comenzó a usarlas solo para ocasiones especiales. 

Comentó que tiene un hijo y trabaja en un supermercado. Llegó a las cocinas de MasterChef con un api de zapallo y galletas de chía, una receta inspirada en su hijo ya que intenta brindarle una alimentación saludable. 

Al estar frente al jurado Wilma pidió colocar un aguayo en honor a su mamá, que hace algún tiempo “se le adelantó”, manifestó entre lágrimas. 

PUEDES LEER: Plato paceño ¿con carne o sin carne? Cristina se enfrentó a los jueces de MasterChef

El jurado degustó la preparación de Wilma, y Coral le señaló que la galleta de chía estaba sin sabor pero que ve en ella una madre entusiasmada y enamorada de su hijo dispuesta a elaborarle ese tipo de alimentos. “Para mí es un sí”, le dijo.

“Creo que tu preparación no es muy representativa de ninguna parte, puede ser la costumbre que ya tenemos(...) pero también puede ser que lo saludable también puede saber muy rico. Yo lamentablemente hoy te voy a dar un no”, reveló Marko.

Comentarios