Aquí te presentamos al segundo grupo de cocineros amateurs que completa el grupo para competir por el título del primer MasterChef Bolivia.

Los participantes se enfrentaron anoche en su primer martes de competencia elaborando un plato libre a elección con el reto de la caja misteriosa. Karent, Dasyl, Laura, José Luis, Sergio, Edith, Amanda y Wilson estrenaron por primera vez las cocinas de MasterChef Bolivia.

Aquí te presentamos al segundo grupo de cocineros que completó el grupo de 16 participantes: 

Karent Claros


Es ejecutiva de ventas y confesó que desde niña es una amante de la cocina, gusto que fue inculcado por sus abuelitas y progenitora.  Enfatizó más esta afición cuando vivió en España. “Para no sentirme sola aprendí a cocinar para no olvidarme de mis raíces”, expresó esta mujer. 
 

Laura Sardan 



Se definió como una mujer que viene de Muyupampa, del chaco chuquisaqueño. Esta mujer es ingeniera ambiental y comentó que su pasión por la cocina viene  desde pequeña. Confesó que el primer plato que preparó a sus padres fue una sopa. 


Wilson Romero 

De profesión médico veterinario y zootenista, este cruceño de 29 años, aseguró que siempre tuvo “buen diente” para la comida. “Desde niño fui ‘tragón’ y curioso de la cocina”, manifestó. 

Dasyl Sumarán


Diseñadora gráfica de profesión, confesó que su amor por la cocina inició durante la pandemia. “Con mucho tiempo libre me permití explorar”, dijo. Aseguró que la cocina para ella es un arte y siempre trata de buscar el equilibrio en lo que a ella le gusta que es diseñar y ahora cocinar. 

Ismael Rocha



Este médico cirujano general y bariátrico,  confesó que la pasión por la gastronomía comenzó cuando se fue a estudiar al extranjero. Este sucrense, comentó que empezó a cocinar para sus compañeros y experimentar con ingredientes tradicionales y con lo que podía conseguir de su país. 


Edith Nogales



Esta mujer viene de Huanuni, La Paz. Aseguró que viene de una familia numerosa y hoy se dedica a ellos. El motor que la motiva para cocinar en su familia. Al venir de una familia que siempre se dedicó al trabajo de las minas, ella recuerda que lo que daba vida a la minas, era  ver a sus abuelas y tías llegar con comida para alimentar a todos.

José Luis



Es docente y músico. La pasión por la gastronomía viene desde niño cuando veía a su mamá cocinar. “Desde los 10 años veía cocinar a mamá. Nos hacía chirriadas, cangrejitos, la ranga y de ahí aprendí”, dijo

Sergio Tenier

Es estudiante  y es de La Paz. Tiene 25 años y aseguró que aprendió a cocinar gracias a su mamá y abuelita. Su curiosidad lo llevó a experimentar y continuar con el gusto por la cocina.  “El amor a la cocina nació en todo ese proceso”, dijo.  

Comentarios