La cocina de MasterChef Bolivia despidió ayer al segundo eliminado de la competencia, Jaime Ortiz, el arquitecto y alpinista que en este corto tiempo se ganó el cariño de la gente con sus ocurrencias y recetas. 

El desafío de la réplica de la torta tres leches dejó al participante fuera de la competencia. Un error en la temperatura del horno al momento de cocinar su bizcocho le jugó en contra y además que su realización del merengue tampoco le favoreció. 

Hoy estuvo en la Revista de Cochabamba junto a Piki Gamarra en un contacto a nivel nacional con Agustín Belforte y Kerley  Lindenmayr  compartiendo su testimonio sobre su participación en MasteChef. 

Video: Jaime visitó La revista en Cochabamba para compartir su experiencia en MasterChef: 

El ahora exparticipante, reveló que el amor por la cocina nace a raíz de su experiencia en las montañas y a sugerencia de uno de sus compañeros de su grupo que lo animó a llevar alimentos no perecederos para cocinar. “Ahí comienzo y digo no solo es comer, es comer rico”, dijo. 

PUEDES LEER: Jaime se convierte en el segundo eliminado de MasterChef Bolivia

Reveló también que envió su video para el casting por sugerencia de su hijo Adrián y jamás imaginó tener una de las 50 cucharas. 

“Que gusto poder saludarlo y poder conocer un poco más de su historia”, le dijo Kerley quien además le preguntó sobre su experiencia al conocer la cocina de MasterChef. 

“Cuando entramos era realmente un sueño, no tengo palabras, como decía Ismael parecía una nave espacial”, expresó. 

Sandra Alcazar por su parte, le consultó si en MasterChef existe el compañerismo, por lo cual Jaime confesó “no existe compañerismo pero todo lo contrario, pero positivo, es una hermandad más que compañerismo”, señaló Jaime. 

Comentarios