Dany Quevedo  es una ama de casa que llegó desde La Paz, segura de convertirse en la primera mujer MasterChef de Bolivia. “No vine de tan lejos para nada”, expresó. 

Esta participante preparó unos rollitos de berenjena, rellenos de carne con arroz blanco y ensalada. 

Al momento de la degustación Dany no pudo con la mirada juzgadora de los jueces y con los ojos llorosos manifestó que era sensible. “Me pone mal si no es de agrado la comida que sirvo”, dijo mientras aguantaba el no llorar. 

El primer “no” llegó con la devolución de Marcos y Dany no pudo contener las lágrimas al escuchar la devolución. “ Yo veo que la berenjena está pasada de sal. Capaz y me arrepienta hasta la próxima temporada pero hoy para mi es un no”, le dijo el chef. 

Marko Bonifaz también coincidió en que se le pasó de sal la preparación pero que la leche de sésamo atenuaba la preparación. “Me gusta ese sabor casero que siento en ti esa cocina de casa”, expresó. 

Aquí te mostramos el momento de Dany frente al jurado:

Coral  también le dijo que su plato estaba salado pero encontró sabor y le pidió que deje de pedir perdón y se sienta segura de lo que hace. “Usted señora siéntase segura de lo que hace que no lo hace ahora lo hace de toda su vida y alimenta a un regimiento”, dijo. 

Coral Finalizó revelándole que le otorgaba un sí con la condición de que ya no la quería escuchar pidiendo perdón. “Siéntete  segura de lo que eres, así  que te voy a dar un delantal”, le dijo Coral a la participante, resaltando no solo el talento para cocinar sino también el compromiso que dedica a su familia. 

Comentarios