"Cocineros les tengo una mala noticia”, dijo Marko Bonifaz un minuto antes de que termine el tiempo para emplatar mientras los participantes aceleraron el ritmo para terminar sus preparaciones. Algunos lucían tranquilos porque terminaron sus platos, mientras otros lucieron  nerviosos y apurados ya que la siguiente etapa definirá su futuro en la competencia. 

“Manos arriba”, indicó Anabel quien también felicitó a los participantes por este primer reto que todos llegaron a cumplir. 

De esta forma, 20 expertos gastronómicos recorrieron estación por estación y probaron cada uno de los platos de los participantes. Anotaron sus consideraciones en planillas que se entregaron al jurado, quienes finalmente sólo probarán aquellos platos que tengan las puntuaciones más altas y decidirán quiénes merecen las cucharas. 




Rotros de esperanza y otros con preocupación se observó entre los participantes que esperaban atentos a que el jurado pruebe sus preparaciones.

El momento en el que los participantes son evaluados: 

 “Tengo mucha ansiedad por saber que va a pasar con nosotros, pero confío en lo que hice y que les va a gustar”, dijo Grecia Zabala. 

El participante Jorge Mollinedo, manifestó que los nervios ya pasaron, pero sentía ansiedad por conocer la puntuación ya que quiere llevarse una cuchara. 

Comentarios