En un emotivo discurso en el parlamento alemán, la canciller de ese país, Ángela Merkel pidió apoyo para aplicar mayores restricciones ante la subida de casos en ese país. En esta segunda ola que vive Alemania, esta semana se registraron 590 víctimas en una jornada, la cifra más alta desde que comenzó la pandemia. 

“Si mantenemos demasiados contactos antes de Navidad y al final, resulta que son las últimas Navidades con los abuelos, habremos hecho algo mal. No debemos dejar que suceda”, señaló Merkel. 

La CNN informó que el martes Alemania había alcanzado la cifra récord de decesos desde que comenzó la pandemia. Fueron 590 personas perdieron la vida esa jornada. Un día después, el miércoles la cifra de nuevos positivos fue de 20.815 casos, 3.500 más que el mismo día de la semana pasada. 

“Sé que esto es duro y sé cuánto cariño se pone a la hora de montar los puestos de dulces y de vino caliente (tradición alemana), lo siento sinceramente en el alma pero si eso significa pagar el precio de que 590 personas mueran cada día, en mi opinión no es aceptable y debemos hacer algo”, agregó la canciller. 

Merkel llegó al parlamento, buscando apoyo para que se apliquen nuevas restricciones hasta mediados de enero en toda Alemania ya que las medidas en vigor para paliar las muertes y los contagios por coronavirus son considerados insuficientes.

Comentarios