Indígenas y campesinos seguían este miércoles protagonizando cortes de ruta en varias provincias de Ecuador, en rechazo al aumento de los precios de los combustibles y en medio de un estado de excepción por la violencia del narcotráfico.

La poderosa y opositora Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) decidió extender la protesta iniciada el martes, jornada que acabó con un saldo de 37 detenidos, cinco policías heridos y dos militares retenidos por manifestantes, quienes se encontraban en buen estado, según reportó el gobierno.

La Conaie, que participó en revueltas sociales que derrocaron tres presidentes entre 1997 y 2005, montó bloqueos con piedras, tierra, troncos y neumáticos en llama varios puntos la Panamericana, en la salida norte de Quito, constató la AFP.

Los manifestantes talaban árboles de un cerro aledaño para fortalecer las barricadas sobre la Panamericana, la principal arteria que conecta la capital ecuatoriana con Colombia por la zona andina.

"Cerramos los carriles con el material de unas volquetas.
El gobierno ha hecho pendejadas con subir a cada rato la gasolina", expresó Dennis Viteri, un obrero textil de 28 años, a la AFP.

El Servicio Integrado de Seguridad ECU911
también reportó cortes de ruta en las provincias de Imbabura (norte de Quito), Cotopaxi, Tungurahua y Chimborazo (las tres al sur).

TAMBIEN PUEDE LEER: Más de 600.000 hogares se quedan sin luz por una tormenta en el noreste de EEUU

Además de los cortes de ruta, el martes hubo una marcha de nativos, obreros, profesores y estudiantes en Quito, en la que se registraron choques con la policía cerca de la sede del Ejecutivo.

Las protestas se desarrollan en medio de un estado de excepción por 60 días decretado por Lasso el 18 de octubre para combatir la criminalidad ligada al narcotráfico, con un repunte de homicidios y masacres carcelarias que este año dejan más de 2.000 muertos en el país.

El gobierno, que también enfrenta una crisis económica agravada por la pandemia, desplegó militares en las calles para apoyar a la policías en el combate a la violencia, sin suspender derechos como los de protesta y reunión.

Tras la jornada del martes, Lasso dijo por Twitter: "Hoy se logró controlar las manifestaciones gracias a un trabajo colaborativo con las fuerzas públicas, quienes velaron por los DDHH de los participantes. Este gobierno garantiza el derecho a la protesta, cuando esta sea pacífica y se dé dentro del marco de la ley".

Comentarios