Tras el arresto el fin de semana de opositores al gobierno de Daniel Ortega, entre los que estaban candidatos presidenciales, la OEA llevó adelante una sesión extraordinaria en la que la mayoría de los países aprobó una resolución condenando la persecución y exigiendo la liberación de los aprehendidos. Bolivia se opuso a esa determinación.

El Consejo Permanente de la OEA resolvió "condenar inequívocamente el arresto, acoso y restricciones arbitrarias impuestas a los precandidatos presidenciales, a los partidos políticos y a los medios de comunicación independientes, y pedir la inmediata liberación de los precandidatos presidenciales y de todos los presos políticos" en Nicaragua, indicó el texto.

Además, expresó su "grave preocupación" porque las autoridades nicaragüenses no hayan implementado a mayo de este año las reformas electorales para garantizar la transparencia de los comicios del 7 de noviembre, un plazo que había sido fijado por la Asamblea General de la OEA en octubre pasado.

Y exhortó "enérgicamente" al gobierno de Ortega a aplicar todas las normas internacionales que correspondan para la realización de elecciones libres y justas el 7 de noviembre, "incluido el buen recibimiento de observadores electorales fidedignos de la OEA y de otros países".

La Organización de los Estados Americanos (OEA) condenó "inequívocamente" el arresto de opositores al gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua y pidió su "inmediata liberación", según una resolución aprobada el martes.

Bolivia se alineó a la posición de Nicaragua, San Vicente y Las Granadinas, mientras que otros países con gobiernos también de izquierda como México Argentina se abstuvieron de emitir su voto, al igual que Belice, Dominica y Honduras.

La resolución, patrocinada por Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, Estados Unido, Paraguay y Perú, fue también respaldada por Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Colombia, El Salvador, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Jamaica, Panamá, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela (representada por un delegado del líder opositor Juan Guaidó).

El Consejo Permanente de la OEA también resolvió "continuar monitoreando el proceso electoral en Nicaragua, para su consideración y posible presentación ante la Asamblea General", el máximo órgano de la organización.

La semana pasada, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, pidió suspender la participación de Nicaragua en las instancias del bloque regional por lo que consideró una "arremetida sin precedentes" de Ortega contra sus adversarios. Una eventual suspensión debe ser aprobada en una Asamblea General extraordinaria por dos tercios de los estados miembros y entraría en vigor de inmediato.

Comentarios