Equipos de rescate siguen este domingo buscando sobrevivientes en Haití, al día siguiente de un poderoso terremoto que dejó al menos 304 muertos y más de 1.800 heridos en el suroeste del país, que aún no se recupera del arrasador sismo de 2010.

El jefe de gobierno, Ariel Henry, que sobrevoló las zonas más afectadas el sábado, declaró el estado de emergencia por un mes en los cuatro departamentos afectados por la catástrofe.

El sismo de magnitud 7,2 se produjo el sábado a las 8:30 hora local a unos 160 km de la capital haitiana, Puerto Príncipe, según los datos del servicio geológico de Estados Unidos (USGS). 

Cientos de personas quedaron atrapadas en el derrumbe de iglesias, negocios, escuelas y viviendas.

Al menos 304 personas murieron, según un recuento divulgado a la noche por Jerry Chandler, director de protección civil.

"Muchas casas están destruidas, hay muertos y muchos están en el hospital" dijo a la AFP Christella Saint Hilaire, que vive cerca del epicentro.

Los equipos de rescate corrieron contrarreloj para encontrar sobrevivientes. Los esfuerzos de rescatistas profesionales y de numerosas personas "han llevado a que muchos hayan sido sacados de los escombros", tuiteó el servicio de protección civil.

Más de 1.800 personas resultaron heridas y los pocos hospitales en las regiones más afectadas ya enfrentaban dificultades para proveer atención de emergencia. 

Comentarios