El ultraderechista José Antonio Kast de un lado, el izquierdista Gabriel Boric del otro: polos opuestos que se enfrentarán en la segunda vuelta presidencial en un Chile marcado por dos años de protestas sociales que sacudieron a uno de los países más estables de América Latina.

El balotaje del próximo 19 de diciembre "va a ser una versión profundizada de las retóricas del miedo. Va a ser una elección de un miedo contra el otro", indicó a la AFP el analista político de la Universidad de Santiago, Marcelo Mella.

"El miedo a una candidatura de Boric de izquierda que no va a poder responder a los problemas que enfrenta el país hoy día o el miedo a un liderazgo ultraconservador con Kast que vaya a dañar severamente la base de pluralismo que debiera tener una democracia", agregó Mella.

Kast, abogado de 55 años y candidato del Partido Republicano, obtuvo el primer lugar con casi el 28% de los votos con un discurso de "paz, orden, progreso y libertad".

Boric, diputado, exlíder estudiantil de 35 años y candidato de la alianza Apruebo Dignidad -Frente Amplio y Partido Comunista-, consiguió la segunda plaza con algo más del 25% de las preferencias al identificarse con la protesta social de octubre de 2019 en contra de la desigualdad social y en procura de un nuevo modelo de país.

Dos versiones antagónicas que se enfrentan en un Chile marcado por una "expresión de esquizofrenia política" que, para Mella, queda reflejada en las dos candidaturas ganadoras en los comicios donde participaron 6,8 millones de los 15 millones de ciudadanos convocados a votar en las elecciones más inciertas desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Dos miradas del mismo Chile

Apenas a unos kilómetros de distancia, Kast y Boric celebraron casi al mismo tiempo su paso al balotaje rodeados de seguidores y con discursos que apuntan a dos realidades opuestas para el futuro de Chile cuando termine el mandato de Sebastián Piñera, en marzo de 2022.

Kast apeló a devolver a Chile la "tranquilidad" después de que se sumiera en la violencia y la delincuencia en el marco de las protestas iniciadas el 18 de octubre de 2019, multitudinarias y varias con graves hechos de violencia que dejaron 34 fallecidos y miles de heridos.

Acusó a Boric y a sus aliados del Partido Comunista, como los causantes de "inestabilidad" con su proyecto presidencial.

"Quieren seguir avanzando por la senda del odio, de la intolerancia y la destrucción porque han avalado la violencia y el odio y eso tiene que terminar", dijo Kast.

Pero Boric decidió dar un mensaje mesurado sin subestimar ni caricaturizar a su adversario. El joven izquierdista apuntó que su proyecto es "transformador, serio y responsable" y que "asegura la mejor calidad de vida de todos" los chilenos.

Comentarios